Bebes y Niños en Primavera

Más horas de luz, un tiempo suave y agradable… La primavera sienta muy bien a los bebés, ¡y a todos!”, resume con humor Pilar Camacho, coordinadora de Urgencias Pediátricas del Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón de Sevilla.

Efectivamente, esta es una de las mejores épocas para disfrutar junto a tu hijo: pasearle, exponerle a nuevos estímulos en la naturaleza o aprovechar las frutas y verduras de temporada para darle a probar alimentos diferentes, son algunas de las mil cosas que vivirás con él en esta estación.

Además, está comprobado que la luz del sol estimula en el organismo la producción de endorfinas, que predisponen a sentirse muy bien.

Y por si fuera poco, un dato curioso: según una investigación realizada en la universidad estadounidense de British Columbia, los bebés nacidos entre marzo y abril tienen el doble de posibilidades de llegar a puestos directivos en sus profesiones futuras respecto a los niños nacidos en meses posteriores.

niños-jugando-primavera

 

Menos Infecciones y Más Horas de Sol Para disfrutan de los Niños

Siguiendo con los datos, hablemos de salud. Está demostrado que en primavera se reduce drásticamente el riesgo de contraer dolencias típicas de los meses de frío como la gripe o la bronquitis y bronquiolitis. “Los virus que causan estas dos últimas empiezan a decaer a finales de marzo y a partir del mes de abril ya son menos agresivos”, explica la pediatra.

Además, con la llegada del buen tiempo tanto él como tú os beneficiaréis de más horas de sol. Ya sabes que el sol ayuda a sintetizar la vitamina D por parte del organismo y que ésta es esencial para la asimilación del calcio y el fortalecimiento de los huesos.

Para aprovecharlo, sal a pasear con tu bebé en el cochecito o en la silla. Evidentemente, ya le habrás sacado a la calle en los meses más fríos, pero es ahora cuando por fin podrás disfrutar de caminatas más largas (algo que te vendrá estupendamente para volver a ponerte en forma). Y con un paseo diario de 15 minutos tu hijo conseguirá la vitamina D que necesita.

¡Hola mundo! Otra manera de aprovechar el sol es llevar al bebé al parque a diario

Primero por su salud, porque según la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) jugar al aire libre contribuye significativamente al bienestar de los bebés.

Segundo, por su desarrollo emocional: en el parque, un lugar menos organizado y controlado que la casa, el bebé estará expuesto a estímulos diferentes que despertarán sus sentidos y favorecerán su curiosidad.

Y tercero, por su sociabilidad. Si todavía es muy pequeño apenas se relacionará con otros bebés, pero verlos le ayudará a familiarizarse con ellos y será positivo para su futura forma de relacionarse. Y si ya tiene dos años se limitará a jugar a su lado, sin colaborar ni interaccionar, pero poco a poco irá imitándolos, observándolos… Será la base para que, cuando crezca un poco, aprenda a relacionarse, a pactar, a esperar turno…

ropa bebe primavera

El sol sí, pero con cuidados en la piel del bebe o el niño

En ambos casos (durante el paseo y el tiempo en el parque) has de tener en cuenta algunas precauciones con el sol.

En primer lugar, recuerda que se desaconseja la exposición solar directa a los bebés menores de seis meses, porque su piel es muy delicada y sus defensas están aún poco desarrolladas. Además, con esa edad aún es demasiado pronto para que le puedas aplicar un producto de protección solar.

De momento, cuando le saques de paseo llévale cubierto con ropa ligera (camisa de manga larga, pantalón largo, gorra…) y con la sombrilla de su cochecito o su silla abierta. A partir de los seis meses ya puedes permanecer un rato en el parque con él, pero huyendo de las horas de mayor incidencia (de doce a cuatro de la tarde), evitando que le dé el sol directo y aplicándole un protector SPF 50+. Pónselo media hora antes de salir (en las manos, no) y repite la operación cada dos horas.

Ahora que vas a salir al parque o al campo con tu bebé a menudo, debes llevar esto en el bolsón maternal:

  1. Su biberón de agua y un chupete de sobra.
  2. Dos cambios de ropa, dos pañales, crema y unas toallitas.
  3. Bolsa impermeable para la ropa sucia.
  4. Un mini botiquín para pequeños sustos con algunas tiritas, un antiséptico adecuado para bebés, un producto para picaduras de insectos y otro para aliviar el dolor de pequeños golpes (si ya anda es normal que se caiga en terrenos irregulares) y un producto de protección solar SPF 50+.

No salgas sin ello PRIMAVERA

Cuidado con las altas temperaturas los bebes las sufren más

Otro factor relacionado con el anterior: el calor. Aunque aún no sea verano, puede haber días en los que la temperatura sea muy alta, y esto lleva asociado el riesgo de que el bebé se deshidrate.

Si le estás dando pecho, tu leche le mantiene hidratado, aún así ofréceselo más a menudo. Si ya has comenzado con la alimentación complementaria dale agua con frecuencia. Y un consejo importantísimo: cuando salgas de paseo con el bebé no te detengas con el cochecito al sol: podría sufrir un golpe de calor.

También la piel sufre por este exceso de calor, ya que el sudor puede irritarla y provocar un sarpullido, típico de los bebés menores de un año, denominado sudamina.

Se trata de una afección benigna que suele desaparecer por sí sola en unos días; para aliviar al bebé la doctora recomienda aplicarle una crema hidratante después del baño. Eso sí, si tu hijo sufre dermatitis atópica recuerda que en esta época suelen haber brotes.

Evita cambios bruscos de temperatura, mantén su piel hidratada y consulta al médico por si fuera necesario un tratamiento farmacológico.

¿Cómo vestirle en esta estación a los bebes y niños? Ropa bebe | Moda Infantil

ropa bebe moda infantil

Hacerlo bien es esencial para disminuir muchos de los riesgos del sol y el exceso de calor. La dificultad principal para hacerlo reside en los cambios de temperatura que pueden darse (pasar del exterior a entrar en un lugar con aire acondicionado, por ejemplo).

Lo mejor es no abrigarle demasiado (si tiene la nuca sudorosa es que está acalorado) pero llevar siempre encima alguna rebeca o toquilla por si bajan las temperaturas, sopla viento, etc.

Utiliza prendas de fibras naturales, como el algodón o el lino, que facilitan la transpiración y evitan irritaciones y alergias.

Utiliza siempre las mejor marcas en ropa bebe y moda infantil.

Aprovecha los nuevos alimentos para nutrir a los más pequeños

Si tu bebé ha empezado ya con la alimentación complementaria (a partir de los seis meses) en esta estación hay excelentes frutas y verduras que te ayudarán a ofrecerle nuevas texturas y sabores. Respecto a las primeras, con el buen tiempo apetecen mucho más las papillas o batidos fresquitos. Y como tienen más agua, irán de maravilla para hidratarle.

Ciruelas, fresones, manzanas, cerezas y albaricoques están en su mejor momento, elige las piezas más maduras, que son más digestivas. En cuanto a verduras y hortalizas, ofrécele judía verde, zanahoria, lechuga y rábanos.

Eso sí, antes de ofrecerle un nuevo alimento pregunta a su pediatra si ya puede tomarlo, para evitar riesgo de alergias. Por ejemplo, algunos recomiendan atrasar la introducción de ciertas frutas o verduras (fresas, melocotones o guisantes) hasta los 12 o los 18 meses.

Por otro lado, cuando prepares la comida extrema las precauciones higiénicas, porque con el calor hay más riesgo de proliferación de gérmenes y más gastroenteritis. No rompas la cadena del frío ni dejes un alimento a temperatura ambiente demasiado tiempo.

bebe comiendo fruta

Un riesgo que no debes olvidar ropa bebe anti-picaduras

Algo que deberás vigilar si estás con tu bebé al aire libre son las picaduras de insectos. En esta época hay muchos (mosquitos, abejas, etc…) y aunque las picaduras no suelen ser peligrosas, sí son dolorosas y pueden requerir consulta médica.

Si vais de excursión a una zona húmeda, donde proliferan mosquitos, vístele de forma que la ropa le cubra brazos y piernas y lleva una mosquitera para el aire libre y un insecticida eléctrico.

No todas las lociones son aptas para niños pequeños, consulta a tu pediatra. Y si ya le han picado, para aliviarle, aplica frío en la zona o un producto adecuado para bebés.

Alergia y Embarazo

¿Es tu caso? Pues en primavera, a las molestias típicas de la gestación pueden unirse algunos síntomas típicos de la alergia respiratoria como tos constante, rinitis, congestión… ¿Cómo aliviarlos de forma eficaz? ¿Pueden afectar al bebé? Te damos todas las respuestas

La primavera es la época a la que más temen quienes sufren alergia respiratoria. Y a ti, que estás embarazada y por lo tanto más sensible, te conviene tomar medidas para reducir el riesgo de que se manifieste este trastorno y aliviar los posibles síntomas (que en tu caso, al unirse a las molestias típicas de la gestación, podrían resultar más incómodos).

Eso sí, antes de agobiarte es importante que tengas claro que la alergia de la madre, en general, no supone ningún riesgo para el desarrollo del bebé. Y que, según datos del Comité de Inmunoterapia de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), dos tercios de las embarazadas alérgicas no manifiestan mayores complicaciones durante la gestación.

El consejo más importante: acude a tu alergólogo. Él será quien, en función de la patología alérgica que sufras, determine cuál es el tratamiento más adecuado para ti.

¡Alerta ante los síntomas!

Estornudos constantes, rinitis, alteraciones en la piel… los síntomas de la alergia respiratoria pueden aparecer ante alérgenos como el polen, los ácaros del polvo, el pelo de gato o de otro animal doméstico… Si no sabes qué los provoca en tu caso, habla con un alergólogo y coméntaselo; aunque antes no tuvieras síntomas o estos no fueran muy incómodos, si ahora los sufres y se unen a las molestias de la gestación te impedirán disfrutar a tope de la primavera.

sintomas alegia embarazadas

Además, comunica a tu ginecólogo que eres alérgica, sobre todo si te encuentras en los primeros meses de embarazo, para que te controle bien. Si la alergia no reviste importancia las visitas al médico serán cada tres o cuatro meses.

Pero si sufres asma, la situación cambia bastante y el control rutinario se realizará, como mínimo, una vez al mes.

¿Tendrán que medicarme?

“Nunca se administran fármacos a una embarazada en los tres primeros meses de gestación. Pero hay situaciones excepcionales, como el asma.

Si la madre sufriera un ataque de asma, la contracción anormal de sus bronquios provocaría insuficiencia respiratoria, le faltaría oxígeno y eso causaría daños al feto”, explica Alfons Malet, director médico de Alergo Centre.

Los medicamentos broncodilatadores más utilizados son el salbutamol y la terbutalina, que ofrecen un alivio rápido y de corta duración frente a las dificultades respiratorias. Y bajo vigilancia médica y bien pautados “se pueden usar sin miedo a sufrir efectos secundarios relevantes”, dice el doctor.

El tratamiento se mantendrá mientras duren los síntomas. Eso sí, avisa a tu ginecólogo si estás con salbutamol o terbutalina y la dosis prescrita. Las sociedades científicas indican que debe prestarse atención a los fármacos de última generación porque las embarazadas están excluidas de ensayos clínicos y no se sabe si pueden presentar efectos farmacológicos inesperados para el feto.

medicamentos alergias en embarazadas

¿Mejor si me vacuno?

Está demostrado que las vacunas son el único tratamiento capaz de combatir las enfermedades alérgicas. Como norma general, no se recomienda empezar la administración de estas vacunas durante el embarazo, es mejor esperar hasta después del parto.

Pero si te quedas en estado cuando ya estás en fase de mantenimiento y la tolerancia es buena, se puede seguir con la terapia indicada por el médico hasta el final de la gestación.

¿Qué medidas debo tomar?

precauciones para mujeres alergicas durante el embarazo

Las recomendaciones básicas son no exponerse al polen, al humo de tabaco ni a los

ácaros del polvo doméstico. Para evitar estos últimos, es importante que alguien (no tú) haga una limpieza a fondo de colchones, moquetas, sofás y cualquier otro foco donde puedan acumularse en tu hogar.

Si te vas a ir de viaje a una segunda vivienda, conviene que la limpieza se realice antes de que llegues: estos espacios suelen estar cerrados y la acumulación de ácaros y la humedad crea un caldo de cultivo que es el peor enemigo para los alérgicos.

Respecto al polen, toma varias medidas: ventila la casa 5 minutos diarios, al mediodía o por la noche (el amanecer y el atardecer son los mayores momentos de polinización); evita barrer la casa, tender la ropa fuera y salir de excursión al campo. Y si conduces en carretera, lleva las ventanillas cerradas.

Un apunte importante

Otro trastorno al que debes prestar atención en el embarazo, porque la especial

sensibilidad de tu piel en esta época favorece su aparición: la alergia cutánea a ciertos productos, tejidos… En este sentido, no precisas el uso de un jabón específico en la ducha (salvo que sufras una patología como la dermatitis atópica) pero sí te conviene que sea con pH neutro.

Usa cremas hidratantes o emolientes (lo más naturales posible), porque la piel reseca pica e incita al rascado (a muchas gestantes les pica la tripa continuamente), lo que favorece la aparición de heriditas.

Y en cuanto a tejidos, opta por los naturales, que causan menos reacciones. Rafael Mingorance Asesor: Alfons Malet i Casajuana, director médico de Alergo Centre.

Alimentos y alergia en el bebé

Un tema que te interesa relativo a la salud del bebé que esperas: ¿lo que comes ahora puede provocar o evitar que sufra alergias? No hay una respuesta unánime: algunos estudios afirman que comer fruta fresca, frutos secos y verdura en la gestación disminuye el riesgo de alergias en el bebé.

Primavera y gestación, una excelente combinación

¡Qué buena estación para estar esperando un bebé! Te damos pautas para aprovecharla a tope, cuidando tu salud, disfrutando del calorcito y, sobre todo, mimándote mucho. ¡Toma nota!

Empieza el buen tiempo y tú, con barriga.

¡Enhorabuena! Es cierto que la primavera tiene un inconveniente, el aumento de la temperatura, que se lleva peor en el embarazo. Pero por lo demás, estos meses son ideales para ti.

La luz del sol eleva tus niveles de optimismo, mejora tu piel y hace que te veas guapísima; tu reloj biológico se sincroniza con la estación reproductiva por excelencia y con el entorno, que está en pleno apogeo; los alimentos de temporada son los perfectos para tu salud y la del bebé que esperas… Y hay mucho más.

Sigue leyendo y descubrirás cómo aprovechar a tope esta temporada.

Piensa en los beneficios que tendrá tu hijo Si te encuentras ahora en el segundo o en el tercer trimestre de gestación, estás de suerte.

Un estudio realizado hace un tiempo por la Universidad de Cambridge (Reino Unido) demostró que los bebés que habían pasado la primavera creciendo en la tripa de sus madres llegaron al mundo con un sistema inmunitario más fuerte y una mayor estatura.

embarazada en primavera

Exponte al sol… por tus huesos

Uno de los beneficios de la primavera es que los días empiezan a ser más largos. Aprovecha para exponerte a la luz solar al menos durante 15 o 20 minutos al día, así te asegurarás de sintetizar la vitamina D que necesitas para que el calcio se fije bien a tus huesos y a los de tu bebé (en el embarazo y la lactancia las necesidades de este mineral aumentan un 30%).

Eso sí, recuerda aplicarte factor de protección SPF 50+ en las zonas de la piel que van a estar expuestas al sol, para evitar la aparición de manchas cutáneas causadas por él.

Haz deporte al aire libre Cambia las clases del gimnasio por un ejercicio que puedas practicar al aire libre como caminar, montar en bici, hacer tai chi o yoga en un parque…

Te beneficiarás de una mejor oxigenación, algo que tu hijo recibirá también a través del riego sanguíneo. Y te sentirás mejor, porque al practicar ejercicio se liberan endorfinas, unos neurotransmisores que aportan sensación de felicidad, y porque la actividad física contribuye a mantener un buen tono muscular, que te vendrá muy bien después, durante el trabajo de parto.

Aprovecha los alimentos de temporada Frutas y verduras deben ser una parte muy importante de la dieta de la embarazada. Y si son de temporada mucho mejor, porque mantienen sus propiedades nutricionales intactas y sus cualidades organolépticas (textura, apariencia y sabor) son inmejorables.

La oferta durante estos meses aumenta considerablemente, así que no dejes de incluir en tu cesta de la compra fresas, tomates, limones, espárragos verdes, calabaza…

Realiza ejercicios respiratorios

El olfato es el único sentido que tiene una relación directa con el área del cerebro que controla las emociones y la memoria. Y durante el embarazo, como seguramente ya habrás notado, está especialmente sensible.

Aprovecha los momentos en los que estés en un parque o un jardín para hacer ejercicios respiratorios durante unos minutos. Las respiraciones profundas realizadas con el diafragma liberan histaminas (unas sustancias naturales que ayudan al sistema inmunológico a combatir cuerpos extraños). Y aprender a hacerlas te resultará muy útil para controlar después el dolor de las contracciones en el parto.

respiración embarazadas

Vigila la salud de tu hogar

Acostúmbrate a ventilar la casa a diario 15 o 20 minutos (mejor al mediodía o a primera hora de la tarde). El ambiente estará más oxigenado, lo que te evitará dolores de cabeza y contribuirá a que de noche duermas mejor. Plantéate si necesitas vitaminas En la gestación el reloj biológico se encuentra alterado, por lo que cuando llega una nueva estación a muchas embarazadas les cuesta adaptar sus biorritmos al cambio.

Si te notas decaída y más cansada de lo normal puede que sufras astenia primaveral. Duerme y aumenta la ingesta de vitaminas B (huevos, legumbres…) y C (cítricos, tomate, brécol…) y magnesio (verduras de hoja verde, frutos secos…); en unos días te sentirás mucho mejor.

Concédete unas minivacaciones

Cambiar de aires y alejarte del estrés te ayudará a disfrutar más de tu estado. Está comprobado que los beneficios para la salud de escaparse unos días son mayores incluso que los de disfrutar de vacaciones más largas (a partir del séptimo día los efectos positivos de éstas empiezan a decaer).

Una de las empresas más importantes de salud del Reino Unido, Nutfield Heatlh, asegura que existe una relación entre las salidas habituales en fines de semana y una menor presión arterial. Además, el 17% de las personas que se toman estos descansos duerme mejor y el 29% mantiene los niveles de estrés a raya durante más tiempo.

primavera y embarazos

Preparando el nido

El llamado “síndrome del nido” suele ser más acusado en primavera porque la embarazada tiene más energía y más ganas de dejar todo listo para la llegada del bebé.

Sácale el máximo partido posible: Aplícalo a tu mente. No enfoques la limpieza solo al plano físico (organizar la casa, preparar el cuarto del bebé); haz también una limpieza mental, eliminando los pensamientos negativos que ocupan espacio y no te aportan nada positivo. Ponte un límite. Decide qué tareas quieres llevar a cabo y cuánto tiempo dedicarás a ellas. No te excedas en tus planes, ya que sólo conseguirás estresarte.

Exponte al sol durante 15 minutos al día (bien protegida) para que tu cuerpo tenga vitamina D.